dilluns, 16 de març de 2020

Llistat espècies 1er Big Sit Confinament 15-03-20


1: ànec collverd (anas platyrhynchos)
1: faisà (phasianus colchius)
1: corb marí gros (phalacrocorax carbo)
1: corb marí empllomallat (phalacrocorax aristotelis)
1: esplugabous (bubulcus ibis)
1: martinet blanc (egretta garzetta)
1: bernat pescaire (ardea cinerea)
1: cigonya blanca (ciconia ciconia)
1: voltor comú (gyps fulvus)
1: àguila daurada (aquila chrysaetos)
1: àguila marcenca (circaetus gallicus)
1: àguila calçada (aquila pennata)
1: milà reial (milvus milvus)
1: aligot comú (buteo buteo)
1: esparver vulgar (accipiter nisus)
1: astor (accipiter gentilis)
1: xoriguer comú (falco tinnunculus)
1: falcó pelegrí (falco peregrinus)
1: rascló (rallus aquaticus)
1: polla d'aigua (gallinula chloropus)
1: grua (grus grus)
1: torlit (burhinus oedicnemus)
1: corriol petit (charadrius dubius)
1: xivita (tringa ochropus)
1: gavina vulgar (chroicocephalus ridibundus)
1: gavià argentat (larus michahelis)
1: gavina corsa (larus audouinii)
1: xatrac becllarg (sterna sandvicensis)
1: colom roquer (columba livia)
1: tudó (columba palumbus)
1: tórtora turca (streptopelia decaocto)
1: cotorra de kramer (Psittacula krameri)
1: cotorreta de pit gris (Myopsitta monachus)
1: aratinga mitrada (Aratinga mitrada)
1: duc (bubo bubo)
1: gamarús (strix aluco)
1: òliba (tyto alba)
1: xot (otus scops)
1: ballester (apus melba)
1: puput (upupa epops)
1: picot verd (picus viridis)
1: picot garser gros (dendrocopos major)
1: cogullada vulgar (Galerida cristata)
1: cotoliu (Lullula arborea)
1: roquerol (Ptyonoprogne rupestris)
1: oreneta (Hirundo rustica)
1: oreneta cuablanca (Delichon urbica)
1: titella (Anthus pratensis)
1: cuereta blanca (Motacilla alba)
1: cuereta torrentera (Motacilla cinerea)
1: pit-roig (Erithacus rubecula)
1: cotxa fumada (Phoenicurus ochruros)
1: tord (Turdus philomelos)
1: tord ala-roig (Turdus iliacus)
1: griva (Turdus viscivorus)
1: merla (Turdus merula)
1: merla de pit blanc (Turdus torquatus)
1: tallarol de casquet (Sylvia atricaprilla)
1: tallarol capnegre (Sylvia melanocephala)
1: trist (Cisticola juncidis)
1: rossinyol bord (Cettia cetti)
1: mosquiter comú (Phylloscopus collybita)
1: bruel (Regulus ignicapillus)
1: mallarenga cuallarga (Aegithalos caudatus)
1: mallarenga carbonera (Parus major)
1: mallarenga petita (Periparus ater)
1: mallarenga blava (Cyanistes caeruleus)
1: mallarenga emplomallada (Lophophanes cristatus)
1: mallarenga d'aigua (Poecile palustris)
1: pica-soques blau (Sitta europaea)
1: raspinell comú (Certhia brachydactyla)
1: garsa (Pica pica)
1: gaig (Garrulus glandarius)
1: gralla (Corvus monedula)
1: gralla de bec roig (Pyrrhocorax pyrrhocorax)
1: cornella negra (Corvus corone corone)
1: corb (Corvus corax)
1: estornell vulgar (Sturnus vulgaris)
1: estornell negre (Sturnus unicolor)
1: bec de corall cuanegre (Estrilda troglodytes)
1: pardal comú (Passer domesticus)
1: pardal xarrec (Passer montanus)
1: pardal roquer (Petronia petronia)
1: pinsà (Fringilla coelebs)
1: passarell (Carduelis cannabina)
1: cadernera (Carduelis carduelis)
1: verdum (Carduelis chloris)
1: lluer (Carduelis spinus)
1: gafarró (Serinus serinus)
1: durbec (Coccothraustes coccothraustes)
1: gratapalles (Emberiza cirlus)
1: cruixidell (Miliaria calandra)

dimarts, 3 de desembre de 2019

'Eres un ave' a la revista Cazarabet

http://www.cazarabet.com/conversacon/fichas/fichas1/eresunave.htm

eres un ave.jpgCazarabetconversa con...   AlfonsDelgado Garcia, autor de “Eres un ave” (Tundra)

 

La editorial Tundra vuelve a mirar a los cielos de manera tan especial como cercana, siendo un ave.

Este libro, esta historia narrativa, llega a nosotros gracias a Alfons Delgado Garcia.

La sinopsis del libro:

Qué se siente en la piel de un ave. De un pequeño pájaro en plena singladura migratoria; de un azor acorralado por un temible depredador; de un halcón peregrino o la paloma que podría convertirse en su presa; de un sencillo y pardo aláudido que jamás se distanció del predio que le vio nacer...Con una prosa precisa y evocadora y un ritmo trepidante, el autor nos envuelve en una atmósfera que nos hace sentir en piel propia la experiencia de ser un ave

La pluma, AlfonsDelgado Garcia:

Naturalista apasionado, interesado en la monitorización y los seguimientos de fauna y en la conservación y gestión de espacios naturales. También ha sido socio fundador de entidades locales dedicadas a la conservación de la Naturaleza y un viajero entusiasta. Ha participado como colaborador en diversas publicaciones de prensa escrita y en programas de radio y de televisión. Vive a pies de les Guilleries, Girona.

 

 

Cazarabet conversa con Alfons Delgado Garcia:

eresunave2 (2).JPG-Alfons, ¿qué te ha llevado a escribir Eres un ave?

-La intención ha sido intentar transmitir la idea de que estamos mucho más cerca de lo que creemos de los seres con los que convivimos y de una Naturaleza libre, pura y a menudo cruel, pero que siempre tiene las puertas abiertas a la esperanza y a la continuidad de la vida. Intentando, a la vez, despertar la curiosidad hacia el mundo salvaje que nos rodea, cada vez más degradado, pero aún fascinante y prometedor, si conseguimos conocerlo y conservarlo. Todo ello poniendo al lector en la piel del protagonista de cada relato, que es, invariablemente, un ave. Desgraciadamente la sociedad se aleja cada vez más del conocimiento del entorno natural. Concebimos la naturaleza como algo distante, alejado de nuestras vidas urbanitas, y cuando nos acercamos a ella lo hacemos como si estuviéramos en unaárea de recreo o en un terreno deportivo, lo cual me parecen auténticas aberraciones. Con ‘Eres un ave’ intento acercar de una manera diferente al lector a su entorno natural más cercano.

-¿Cómo te ha resultado disfrazarte o, mejor dicho revestirte tantas veces de ave?

-La verdad es que ha sido muy divertido. He disfrutado escribiendo, sobre todo con el primer relato, que es el más largo y requería un esfuerzo de imaginación y de abstracción importante. El resto de relatos están ambientados en escenarios reconocibles y fáciles de visitar y de conocer. De hecho, todos ellos están inspirados escénicamente en la zona por donde campeo y las historias se basan en animales y hechos concretos y reales. Pero el primero, cuyo protagonista es un ave migratoria, requería visualizar los paisajes que se supone que las aves que vuelan a gran altura contemplan durante su larga travesía, tanto durante las horas de luz como durante la noche. Me dediqué a visionar muchos videos en internet con salidas y puestas de sol desde las alturas, desde la estación orbital, etc. Y repasé una y otra vez Google Maps desde la supuesta distancia en la que lo hacen las aves. Fue divertido.

En los otros relatos las aves tienen un comportamiento más humanizado. Se pueden reconocer comportamientos, manías e incluso psicopatologías que, por ahora, sólo pueden ser atribuidas a nuestra especie, pero que la investigación y los avances en etología y en psicobiología podrían demostrar en un futuro no muy lejano que no son exclusivas de los humanos.

 -¿Qué tienen las aves para haberte acercado a ellas?; ¿son el símbolo, como más recurrente, de la libertad más plena?

-Las aves son el elemento animado más asequible sensitivamente de nuestro entorno natural más cercano. Los insectos también lo son, pero a menudo están asociados a fobias y a prejuicios sin ningún fundamento, al igual que los reptiles y los anfibios. Los mamíferos suelen ser más aceptados, pero son terriblemente difíciles de observar y los entendemos como una fauna lejana o ausente de nuestras proximidades. Las aves se dejan ver y muchas especies viven junto a nosotros sin mayores problemas.

Personalmente me hanfascinado toda la fauna, desde que pueda recordarlo. Ya de niño me pasaba horas en el campo espiando y rastreando todo tipo de animales. Las aves, por ser fácilmente observables y por su envidiable capacidad de volar, siempre fueron mis preferidas. Al ir aprendiendo más sobre ellas, me empezaron a apasionar las aves viajeras, capaces de desplazarse miles de kilómetros cada año y visitando lugares increíbles donde viven aventuras formidables (o así lo pienso yo). De ahí que el primer relato del libro esté dedicado a las aves viajeras. He intentado transmitir la percepción de libertad de la que disfrutan estas aves (una libertad que hace mucho que nosotros olvidamos como especie). Y, sobre todo, lo fantásticas que son sus capacidades físicas desde nuestro punto de vista, aunque para ellas es simplemente un hecho más de sus vidas y hemos de suponer que lo viven con total normalidad y sin vanagloriarse por ello.

 -Cuando pensaste este libro, ¿en quién pensaste…? ¿Qué población lectora crees que se acercará a esta lectura con más ánimo, así de primeras?

-Pues de una forma muy egoísta, lo reconozco. Pensaba en mí, en qué tipo de libro me gustaría leer y qué tipo de literatura me atraparía y que ahora no tenía a mi alcance. Y así elegí la idea, sabiendo que, aunque la idea de partida era egoísta a priori, mi intención, como la de cualquier otro, era llegar a un sector amplio de la sociedad.

Indudablemente muchos de los lectores serán ornitólogos, aficionados a las aves o naturalistas (pensando en mí en realidad pensaba en todo este colectivo), pero me gustaría que la población lectora objetivo fuera mucho más amplia, que no se quedara únicamente en los ya iniciados. Cualquiera con sensibilidad hacia el medio natural creo que encontrará en el libro aspectos que le serán atractivos e interesantes. Los relatos, siempre descritos con rigor naturalista y ambientados en escenarios naturales, no dejan de ser historias que se pueden enmarcar en diversos géneros literarios: aventuras, terror gótico, costumbrista…Pero con la particularidad de que los protagonistas son aves, y no seres humanos.

eresunave (4).jpg-Es un viaje muy, muy especial, pero que llega un poco tarde?

-Soy pesimista y bastante incrédulo respecto a la capacidad de cambio de las sociedades desarrolladas, las mal llamadas civilizadas, respecto a nuestra relación con el entorno natural. Pero siempre mantengo un mínimo de esperanza, un trozo de madero flotante al que aferrarme para creer que aún hay tiempo para cambiar nuestra actitud depredadora y plagada de sinrazones. En el libro, que a trazos puede pecar de cierto bucolismo, intento reflejar esa idea, la de que siempre hay esperanza. Si no lo creyera así, no me implicaría en la divulgación del conocimiento naturalista para hacerlo llegar al máximo de sectores sociales posible.

 -Eres partidario en el estudio de las aves de la monitorización de la fauna, ¿verdad?. ¿Qué aporta la monitorización que no aportan o no logran aportar otras formas de estudio?

-La utilización de tecnología y de instrumentos en técnicas como el fototrampeo de fauna, el anillamiento científico de aves, la geolocalizaciónmediante transmisores o los simples censos metodológicos donde el objetivo es localizar fauna, nos ofrecen datos. O sea, hechos indiscutibles. A partir de aquí, y con un número suficiente de ellos mantenido en el tiempo, se pueden analizar en conjunto y llegar a conclusiones que son irreprochables por basarse en evidencias. Es con estas conclusiones con las que se pueden elaborar estrategias o planes de futuro para gestionar especies y hábitats. La ciencia es básica para la gestión ambiental, aunque la gran mayoría de los gestores y de los cargos con responsabilidad sobre el medio natural se rigen más por conveniencias políticas que por hechos científicos. Y así nos va.

 -¿Para ti, amigo,  otra prioridad es dar a conocer lo que se va investigando?, tú llevas una amplia trayectoria en este campo, cuéntanos un poco, por favor…

-¡SÍ! Siempre. La investigación no tiene sentido si sus logros no llegan a la sociedad, que a fin de cuentas es quien aporta los recursos económicos necesarios para que aquella se lleve a cabo. Es un retorno justo y necesario, lógico, pues la sociedad en general es la que debe avanzar en el conocimiento. Quien investiga es un obrero de la ciencia, a quien la sociedad le hace el encargo de estudiar, descubrir y presentar sus conocimientos para el provecho de todos. Desgraciadamente no existe una apuesta clara por la investigación en ningún ámbito, y menos en el conocimiento de nuestros ecosistemas. Todo lo que esté relacionado con el conocimiento de la Naturaleza en general se plantea como una prioridad secundaria o incluso terciaria. Si las administraciones no muestran un respeto hacia el entorno natural y su conocimiento, ¿qué respeto va a transmitir a la sociedad?

La tarea de la divulgación es ardua y larga, y no puede recaer en la buena voluntad de algunas personas o colectivos. Es necesaria una implicación por parte de las administraciones. Ahora se está insistiendo mucho en la necesidad de volver a lo natural, en los baños de bosque y en lo necesaria que esla proximidad de la Naturaleza, pero antes hay que divulgar y concienciar a la sociedad de que este acercamiento debe ser respetuoso. A nadie se le ocurriría entrar al Museo del Prado sin un mínimo de civismo y educación, pero a la montaña, a los humedales o a los bosques se entra como si todo valiera. No se respeta el entorno, ni a la flora ni a la fauna, entramos causando un impacto que en muchas ocasiones será irreversible. ¿A qué responden las competiciones a pie, en bicicleta o en vehículos de motor en espacios protegidos? ¿No existen espacios alternativos? Es lo que comentaba antes, si la administración trata así las áreas protegidas, ¿cómo vamos a reclamar respeto al resto de la sociedad?

eresunave2 (3).jpg-Por mucho que vayas por la naturaleza, que seas casi un estudioso de todo lo que en ella se va meciendo… ¿siempre hay cosas que ella te enseña? ; ¿cómo te ha enseñado la naturaleza a ti?

No hay día vivido en la Naturaleza en que no vuelvas a casa con algo nuevo aprendido. Solo requiere curiosidad. La curiosidad que nos hace humanos y nos ha proporcionado el nivel de conocimiento del que disponemos hoy día. Los niños son curiosos por naturaleza, luego, con la edad, se pierde. O nos obligan a perderla. A la Naturaleza hay que acercarse siempre con el espíritu de aventura y de descubrimiento de un niño. Siempre con esa capacidad de esponja, de poder absorberlo todo y de interesarse por todo. El conocimiento en y de la Naturaleza es el conocimiento primitivo, el que posee más autenticidad. No hace tanto que nuestros antepasados dependían de él para sobrevivir. Ahora, sin embargo, cada vez estamos más alejados de ese conocimiento, lo que, a mi entender, nos devalúa mucho como seres inteligentes. No podemos prescindir de conocer lo que nos sustenta.

A mí la Naturaleza me ha ayudado a mantener esa curiosidad por todo lo que en ella acontece, a mantener el espíritu del niño curioso. Una manera de ser que intento fomentar a mis propios hijos, recordándoles que nunca deben perder esas ganas de aprender algo nuevo cada vez que salimos al campo.

 -¿Qué siente una ave en su día a día en un tiempo carcomido por los plásticos, por ejemplo o otras contaminaciones como la acústica, la que afecta al aire..

-Esa era una de las ideas que me planteé incluir en el libro. La decadencia y las amenazas sobre las aves y sobre la Naturaleza en general que provoca la actividad humana. De hecho, en un primer borrador se incluían estas amenazas con la idea de hacer un llamamiento a prestar atención sobre el desangrado que estamos provocando a nuestro entorno, pero finalmente lo descarté (tan solo hay un rastro mínimo de la presencia humana en el libro). Quería llevar hasta el lector una lectura fresca, positiva y sin mencionar directamente los problemas ambientales, que ya son sobradamente conocidos. Está en manos del lector entender que los paisajes, los procesos naturales y las especies que aparecen en el libro únicamente seguirán acompañándonos si somos capaces de implicarnos en la conservación de la Naturaleza y poner freno a la infinidad de desmanes que llevamos a cabo con ella. Y esto hay que ponerlo en práctica desde ya y en el entorno más próximo. Sin la más mínima demora. Estamos obligados a frenar la pérdida y la degradación de los ecosistemas y de las especies que los habitan. Aunque sea por puro egoísmo, porque en ello nos va nuestra supervivencia como especie. O actuamos de forma inmediata y contundente o la caída de la biodiversidad nos arrastrará con ella y entonces ya será demasiado tarde para reaccionar.

 -¿Cómo ha sido colaborar y trabajar con Tundra?

-Trabajar con Tundra ha sido muy sencillo y todo han sido facilidades, comprensión y libertad de creación desde el primer momento. Ya había colaborado con ellos en la monografía que dedicaron al lobo ibérico, ‘Encuentros con lobos’. Víctor J. Hernández se puso en contacto conmigo para invitarme a participar en el libro con un capítulo. Así lo hice. El relato gustó y Víctor me planteó la posibilidad de escribir algo más largo, un libro. A partir de ese momento empecé a dar vueltas a la idea, barajando varias posibilidades, hasta que surgió ‘Eres un ave’, una idea que, en realidad, tiene su inicio muy atrás, en mi infancia, cuando me dedicaba a escribir relatos sobre fauna basados en los programas de televisión y la obra divulgativa escrita de Félix Rodríguez de la Fuente. Todo lo que tengo que expresar sobre Tundra son palabras de agradecimiento, no por el hecho de permitirme publicar este libro, sino por la dedicación y el empeño que ponen en divulgar todo lo relacionado con la fauna, la flora y los ecosistemas ibéricos, y por su terquedad en dar a conocer lo que se ha venido a llamar la literatura de naturaleza, que estoy convencido de que es una herramienta muy poderosa para que la sociedad retome el camino de regreso al conocimiento natural y al respeto y valoración de la Naturaleza.

 

 

_____________________________________________________________________

Cazarabet

c/ Santa Lucía, 53

44564 - Mas de las Matas (Teruel)

Tlfs. 978849970 - 686110069

http://www.cazarabet.com

libreria@cazarabet.com

dimarts, 30 de gener de 2018

La becada


 Havent esmorzat pugem al cotxe i ens submergim en aquesta inabastable i pertorbadora massa forestal que s'ha vingut a anomenar les Guilleries. Perxades de castanyers sense fi, encatifant el terra d'ocres, quan no ho impedeix la presència tenebrosa d'aquestes pícees i avets de Douglas plantats a tocar l'un de l'altre i creant una catedral fosca i humida, quan ja tenen certa edat i s'enlairen rectes, buscant ocultar qualsevol raig de llum. L'orografia d'aquest país és esquerpa, complicada, només la pots arribar a conèixer bé si l'apames sense ambició. Un petit retall, que et faras teu. Si la intentes abastir tota, la follia és assegurada. L'alzinar de muntanya, la fageda i les rouredes, arraconades, tenen més presencia fantasmal que no pas física, en aquests turons i llomes que en un temps, ja molt llunyà, van dominar sense discussions.

Arribem a peu de Solterra i deixem el vehicle en un marge de la pista. El sol de maig no pot eixugar el terra humitejat per una capa llefiscosa i nutrient de fulles, branques i escorces en descomposició  contínua des de fa anys. Allà on la maquinària forestal ha obert camí a base d'escurar el sòl, el terra granític s'esmicola, es fa de sorra basta, on les pluges s'escorren i excaven descarnats xaragalls. Aquestes erosions tan evidents des que era petit que m'han semblat un acte extremadament violent, repulsiu, com si espellessin i descarnessin la terra. La terra, el més sagrat, la transformadora d'energia i creadora de vida.

La pista, una ferida oberta només per desemboscar, s'acaba, i el camí cap a Solterra és ara un corriol que s'enfila cap a ponent sota una ombra total que imposen els faigs i alguns bedolls. Aquí és on en Ditxo, caçador de porc i bosquerol, va aixecar una becada. Més amunt, però, ens diu. Així que comencem a pujar. El pas ha de ser forçosament lent, en Rafel va petar-se el genoll dret amb el futbol i no li pot demanar esforços. Els dic que ja està bé, que si hi ha becada millor anar amb calma perquè si no ho fem així ens la passarem de llarg encara que estiguem a punt de trepitjar-la. El camí és tou, de terra fosc reblanit per segles d'acolliment de matèria vegetal que es desfà lentament i que torna pausadament i dosificadament als arbres, als matolls i a les herbes d'on prové. Canten i xiulen arreu els pica-soques blaus, excitats i nerviosos perquè deuen envolar els primers polls de la temporada, tan innocents i ignorants que qualsevol cosa que facin deu semblar, a ulls dels pares temerosos, un perill insalvable. Se senten també mallerengues d'aigua. Som doncs, en un indret únic, on sobreviu un ecosistema fresc i humit propi de paisatges nòrdics, però envoltat d'un país mediterrani, sovint eixarreït.

Arribats a un petit coll, on el terreny es replana poc abans del cim, la catifa de fulles i fages és especialment densa. Els gruixuts peus de faig en són els culpables. Aquí la cambra forestal crea un espai ample i en penombra, només obert per la sortida, unes desenes de metres més enllà, que obre el corriol que duu cap al cimal lliure d'arbres. Aquí s'ha de mirar bé perquè si la becada hi és, costarà de trobar-la. Ens cremem les pestanyes forçant la vista a fixar-se en les raconades entre les arrels dels faigs, en els petits cúmuls de fullaraca que s'apilonen a peus dels el·lèbors, sota els boixos... I em fixo en una bossanya del terreny que fins ara no m'havia cridat l'atenció, amb aquest bony prominent i la piga negre lluent al bell mig. L'ocell, ajagut, inclina el cap sobre el seu pit, intentant dissimular així el prominent bec. Tot ell és com si la fullaraca hagués pres la forma d'un rostre per guaitar-nos i vigilar els nostres moviment. La veig, la veig, i en Ditxo que no la veu i deixa anar un renec. I en aquell moment l'ocell s'eleva en vertical i en absolut silenci, amb aquell bec, i s'enlaira prodigiosament i es perd fent filigranes entre les branques, com un fantasma silenciós, sense sortir mai de la coberta del bosc.



dimarts, 8 d’agost de 2017

Primers migradors en pas postnupcial

De fet ja fa un parell de setmanes que s'evidencia la migració postnupcial o de tardor. Els primers senyals, els més evidents són la marxa dels falciots i l'aparició dels primers limícols en zones humides.

Els falciots marxen en massa i de forma inesperada, com si un senyal invisible els donés el tret de sortida. Ara se'n veuen uns pocs, exemplars en migració vinguts del nord que es dispersen arreu en el seu viatge.
Els limícols, migradors de llarg recorregut, arriben en solitari o en grups reduïts. Probablement són ocells que han fet una cria força primerenca o ocells que han fracassat en la nidificació i no han tingut ocasió o temps per iniciar-ne una de substitució.

Més evidències d'aquesta migració les aporten els rapinyaires, sobretot els milans negres, que s'agrupen en grans estols per viatjar cap al sud ja en ple agost. Amb ells també es poden veure exemplars solitaris d'altres espècies, com ara els primer aligots vespers i alguns esparvers cendrosos.

dimecres, 2 d’agost de 2017

Becada al Montseny Guilleries

En Josep Maria Bas de la UdG va observar ahir una becada (Scolopax rusticola) entre Espinelves i Sant Sadurní d'Osormort. Potser un dels pocs exemplars reproductors al Montseny Guilleries. 

divendres, 21 de juliol de 2017

Un bareto de les Guilleries

És dissabte, però ja de bon matí el bar és ple de gent esmorzant. L'atmosfera és carregada de veus fortes i del fum blavós dels caliquenyos. El terra s'enganxa a les soles de les sabates malgrat que sembla impecablement fregat. A tot el local hi suren aromes de rom i ratafia. Els cambrers surten fent equilibris portentosos duent tres o quatre plats amb mans i avantbraços. Plats de diàmetre considerable, a vessar de mongetes, botifarres, escalivada, cansalada viada, empedrat…  Esmorzars de bosquerols, carregats de calories.

En Ditxo, que avui ens fa de guia, saluda l'amo, que fa cafès darrera la barra, caravermell i amb un somriure franc, satisfet de repartir felicitat de bon matí. ‘Nanos, tireu cap al final, allà al racó, que ara vindrà la noia a demanar-vos què voleu.’ I nosaltres tirem cap al final i seiem al voltant d'una petita taula rodona.

Avui l'ambient és distès. Es nota en els gestos i les converses del personal. Avui no s'ha de pencar i la manca de pressa permet allargar la conversa, l'anar d'una taula a l'altra a saludar o a fer bromes o comentaris de gust discutible però que fan riure a tothom, què coi.

Ve la noia. Seriosa i decidida per la feinada que té però d'una simpatia intel·ligent i franca. La veig estirar-se la cua de cavall i allisar-se els cabells mentre ve de camí. Quan arriba passa un drap per la taula i treu una llibreteta de sota del davantal blanc. ‘Què hi posem, macos?’

Demanem menjar tant contundent com la resta de comensals i un porró de vi, que hi afegeix en Ditxo. La noia marxa decidida i encara prenent notes.

Fora fa un dia ronso del mes de maig, d'aquells que dubten entre fotre un aiguat o fer lluir un sol que faci petar les pedres. Tant de bo aguanti així, amb el sol tapat i el ruixat que es reservi fins al vespre. Després d'esmorzar volem acostar-nos a la fageda on en Ditxo diu haver trobat una becada abans-d'ahir. A veure si encara la tindrem nidificant a les Guilleries!

Torna la noia amb el porró, gots i un platet d'arbequines. Faci sol o plogui el dia es presenta interessant. Àpat amb amics i misteris a la Natura. Omplim gots i brindem, reconeixent la nostra debilitat per aquests bars de poble que supuren humanitat per tot arreu.